¡Deja ir el Pasado, Disfruta el Presente, y Ora por las Bendiciones Que Dios Tiene para Tu Vida!

~Por: Shirley Rosario~


¿Estás luchando con tu pasado y no puedes disfrutar el presente? Ciertamente, tuve mis propias luchas, batallas y desalientos, e incluso muchas veces pensé que debería dejar de servir a Dios porque no era lo suficientemente bueno. Pero, a través de canciones, leyendo la Biblia, o alguien diciéndome que siga caminando con Jesús, Dios siempre me cuidó y me trajo de regreso a Su lado.


El verano pasado, compré el libro Tailormade de Alex Seeley. Ella escribió sobre cómo descubrió el diseño y el propósito de Dios en su vida. Durante muchos años, dejó que las etiquetas de ser "un accidente" o "estúpido" tomaran el control de su corazón y su mente. Ella cuenta su historia y cómo encontró en las Escrituras el verdadero significado de ser creado por el Señor Todopoderoso.


Me identifiqué con su historia. Soy la menor de cuatro hermanas; mis padres trataron de tener al niño en la familia, y en el último intento, yo nací. Yo era la que tenía la piel más oscura, la que siempre traía las reportes de la escuela con las calificaciones más bajas, y a la que se llamaban la "oveja negra de la familia," aunque no creo que realmente lo dijeran en serio. Cuando estaba en la escuela secundaria, recuerdo que la gente de mi vecindario murmuraba que un día me quedaría embarazada porque tenía amigos que eran varones. Creo que me criticaron porque conocían a mis padres y estoy seguro de que querían lo mejor para mí.


Mi nivel de confianza era baja. Luché en la escuela secundaria porque no era tan flaca como mis amigas, y me hacía sentir diferente. Tenía problemas para aceptar la forma en que me veía, tenía miedo constante de decepcionar a las personas, o peor aún, no quería mirarme en el espejo.


Llevé mis frustraciones y luchas a mi matrimonio, e influenciaron en la crianza de mis propios hijos. Mi vida era aparentemente normal, sin embargo, sabía que algo andaba mal y la frustración de mi pasado todavía estaba atrapada en mi corazón.


Cuando le di mi vida a Jesús, las cosas cambiaron. Dejé ir muchas cosas que eran fáciles de abandonar, pero mis etiquetas todavía estaban allí en el fondo de mi mente: "no eres suficiente," "eres un pecador," "no estás viviendo una vida santa," “eres un mentiroso,” etc. Tenía mis inseguridades y dudas sobre creer en lo que Dios me llamó a ser. Durante años luché con los pensamientos negativos sobre mí misma, y estos no me dejaron disfrutar las cosas hermosas y las bendiciones que Dios tenía para mí. Durante el ayuno y la oración en mi iglesia, invité a Dios y al Espíritu Santo para que me ayudaran a romper cualquier atadura de mi pasado y limpiar mi mente, alma y corazón. Tomé la Palabra del Señor como mi espada. Recuerdo que Dios me dio una palabra en el libro de Santiago:


Así que quiten de su vida todo lo malo y lo sucio, y acepten con humildad la palabra que Dios les ha sembrado en el corazón, porque tiene el poder para salvar su alma.


No solo escuchen la palabra de Dios; tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos. Pues, si escuchas la palabra pero no la obedeces, sería como ver tu cara en un espejo; te ves a ti mismo, luego te alejas y te olvidas cómo eres. Santiago 1:21-24 (NTV)


En mis años como cristiana, había aprendido la Palabra de Dios, pero me faltaba la mejor parte: aceptarla, obedecerla y plantarla en mi corazón. Tuve que tomar una posición firme contra mis pensamientos negativos y renunciar a ellos porque no eran de Dios. Elegí creer que nada puede separarme del amor de Dios. Su amor es gracia, misericordia, compasión y perdón, y siempre está esperando que recibamos todos estos hermosos regalos que tiene para nosotros. Cada vez que leo Su Palabra y pasó tiempo en Su presencia, Él siempre me recuerda quién soy ante Sus ojos. Soy una nueva creación, soy amada, soy hija de Dios, soy suya y Él tiene un plan y un propósito para mi vida.


Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11 (NTV)


Mi amiga, el Señor tiene buenos planes, no para el desastre. Juan 10:10 dice: “El ladrón viene solo para robar, matar y destruir; He venido para que tengan vida, y la tengan en plenitud.” Satanás siempre quiere destruir la obra de Dios. No permitas que las etiquetas o la culpa de tu pasado se apoderen de tu corazón y mente. Lamentablemente, dejé que el enemigo tomara el control de mis pensamientos. Casi deje que el enemigo destruya mi matrimonio, y todos los días lo deje que me robara mi paz. Todas estas cosas sucedieron porque no tenía una relación con Dios, y no estaba arraigado en Su Palabra.


Te animo hoy a leer y meditar en la Palabra de Dios. Hay tantas promesas que Dios tiene para nosotros, pero tienes que creer. He descubierto que ser un seguidor de Cristo es más que dedicarse a ir a la iglesia todos los domingos y mostrar amor a los demás. También es tener una relación personal con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cuando tenemos esta relación, nuestras vidas comienzan a transformarse de acuerdo con SU voluntad y SU diseño para nuestras vidas.


Padre celestial, hoy vengo a tu presencia con acción de gracias por ser tan bueno conmigo. Eres nuestro sanador, eres nuestro refugio, eres nuestro proveedor, eres nuestro Padre, y creo que tienes un plan y un propósito para todos los que leen este blog. Humildemente, te pido que sanes los corazones rotos en este momento, y quien necesite sentir tu presencia, envía tu Espíritu Santo para recordarles cuánto los amas. Continúa bendiciendo a cada persona y ayúdalos en cualquier situación por la que estén pasando. Gracias por tu gracia y perdón. Pido todas estas cosas en el nombre de Jesús, ¡Amén!



"A life driven by obedience to Jesus is a complete life."

Divinely Driven Ministry, Inc.

Tampa, FL

© 2019-2020 Divinely Driven Ministry, Inc. All Rights Reserved.