Busca de Su Presencia y Él Te Renovará (Seek His Presence and He Will Renew You)

~Por: Shirley Rosario~


Quizás muchas de ustedes se puedan identificar conmigo. Soy esposa, madre y empleada a tiempo completo. Conducía casi dos horas diarias, asistía a los servicios de la iglesia al menos dos veces por semana, iba a prácticas de fútbol dos veces por semana y juegos los sábados o domingos, y más. Muchas veces, me sentía muy cansada y abrumada, y deseaba tener más tiempo para disfrutar con mi familia. También deseaba hacer más de las cosas que me gustan, como orar más, y leer la Biblia o un libro.


Entonces, comenzó la crisis del coronavirus. Los primeros dos días que me quedé en casa, vi muchas noticias sobre la enfermedad. Leí muchos artículos publicados en diversas redes sociales. Vi y leí historias sobre personas que mueren sin ver a sus familias, el cierre de escuelas, y cómo el número de personas infectadas aumentaba cada hora. Las recomendaciones de quedarse en casa me hicieron sentir tan estresada, y dejé que el miedo y la preocupación entrarán en mi vida.


Entonces me detuve a reflexionar sobre el tiempo que Dios me estaba dando ahora, el poder quedarme en casa, y la verdad es que en mis afanes diarios, no había tenido la disciplina para buscar y depender de Dios. En medio de mis preocupaciones y miedo a lo desconocido, leí el Salmo 46 y Dios me recordó que siempre está ahí para nosotros:


Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad. Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos y las montañas se derrumben en el mar. ¡Que rujan los océanos y hagan espuma! ¡Que tiemblen las montañas mientras suben las aguas! Salmo 46:1-3 NTV


¡Quédense quietos y sepan que yo soy Dios! Toda nación me honrará. Seré honrado en el mundo entero. Salmo 46:10 NTV


Estos salmos nos aseguran que Dios es nuestro refugio y protección. Veo a Dios como un buen padre que está esperando que su hija venga a abrazarlo, y este gran abrazo hará que su ella se siente protegida. Este es el tipo de amor que nuestro Padre Celestial quiere darnos. En medio de la adversidad, no debemos tener miedo porque Dios es el único Dios vivo y verdadero que puede protegernos, incluso si el mundo se acabara. Es una promesa que el Dios de Israel, Nuestro Creador, nuestro Padre Celestial, está siempre entre nosotros. Él es misericordioso, y sin importar el tamaño de nuestros problemas, pequeños o grandes, Dios estará allí para consolarnos y mostrarnos su amor sin fin.


En medio de esta crisis, encontré tiempo, paz y dependencia de Dios. En lugar de intentar resolver las cosas por mi cuenta o depender de las noticias, decidí confiar y alabar a quien todo lo sabe. Dios conoce el futuro y tiene un plan y un propósito para todo. Decidí ser más intencional en mis oraciones y en mi relación con mi Padre Celestial. Estoy disfrutando los viajes con mi familia a los auto-servicio y aprendí a trabajar remotamente, pero lo más importante es que estoy haciendo el esfuerzo de pasar más tiempo en presencia de Dios. Ahora es el momento de permanecer quieto en su presencia, confiando y dependiendo de ÉL!




"A life driven by obedience to Jesus is a complete life."

Divinely Driven Ministry, Inc.

Tampa, FL

© 2019-2020 Divinely Driven Ministry, Inc. All Rights Reserved.